miércoles, 11 de enero de 2012

Gombrowicz

Lunes
Después de mucho tiempo y con gran somnolencia navegué de vuelta, de Norte  Sur… y ayer a las ocho de la noche pasé del barco a una lancha que me condujo al puerto de Goya, pueblo pequeño, treinta mil habitantes, en la provincia de Corrientes.
Uno de esos nombres que a veces, al verlos en el mapa, excitan nuestra curiosidad. ¿Por qué? Por no ser interesantes, porque nadie viaja a ellos… ¿Goya? ¿Qué puede ser eso? El dedo cae en un nombre: una aldea en Islandia, un pueblito argentino… y nos tienta el deseo de ir a conocerlos.
Diario argentino

1 comentario:

  1. Parece que en realidad solo deseamos
    lo extraño, lo lejano y lo soñado...
    Lo próximo lo ignoramos (aunque quizás esconda
    una luna mordida por las nubes)

    ResponderEliminar

Un paseo por mi alma

Pensantes que no se ven porque la rareza de verlos provocaría un estallido de animadversión.