domingo, 19 de febrero de 2012

Bandarra


-Hábleme de sus naufragios

- En  caso de sentirme estable  -cada vez es menos frecuente-, consideraría el naufragio como un suceso inesperado del que tendría ganas de salir ya que escapar de un fracaso es una buena manera de pasar a otra cosa. Pero ¿se puede escapar de un fracaso cuando es toda la sociedad la que lo padece? Hemos fracasado y miramos a nuestros semejantes con mayor complacencia. Sin embargo, en mi vida no siento naufragios;   cada instante podría ser uno y mientras éste se abre paso,  simultáneamente cosecho un éxito interior.  Al trasluz de esas vivencias que se amontonan una tras otra y se van derrumbando como una sucesión de naipes, quedan visiones de lo vivido intermitentes. Sería muy positivo aposentar una de esas visiones sobre un lugar sagrado para que prevalezca  algo, pero todo se cae.  Piense en Bandarra, ¿recuerda sus profecías?


 

Vejo posta toda a gente
trabalhando sem comer.
Vejo os mortos a correr,
e os vivos jazer somente.
O pobre morrendo à míngua.
Outros têm a arca cheia.
Chove na praça e na areia,
como água de seringa.






2 comentarios:

  1. Amiga poeta, sentimos que fracasamos porque en el fondo siempre buscamos algo más, eso que no sabemos pero que queremos que nos nombre, que nos haga prodigiosos/as,eso que nos haría sentirnos mejor... pero en el fondo que mas dá,
    somos lo que anhelamos (simplemente eso)

    ResponderEliminar
  2. El fracaso es un estado que en algunos seres dura toda su existencia. No olvidemos que es cierto lo que dices, siempr ebuscamos algo más. No por ello uno debe sentirse fracasado.En este escrito mi intención no era hablar de mi, sino de un fracaso colectivo como seres humanos y colectividad.

    ResponderEliminar