sábado, 10 de noviembre de 2012

Paseos barceloneses



Parece que hay edades para la tristeza y una edad para la toma de conciencia de que la tristeza no depende siempre del sujeto que la padece,  sino que nos llega del ambiente, de un aire que sopla sobre nuestras almas desestabilizando la armonía. Las calles del barrio de Gracia están sucias. Las persianas de los comercios pintarrajeadas con feos trazos dibujados por despechados adolescentes. La proliferación de comercios chinos donde puedes encontrar todo tipo de mercancía, casi siempre vacíos, ante la mirada vigilante de quienes los regentan.  También ellos están tristes. Los restaurantes que antes eran alegres puntos de reunión entre los vecinos, ahora son frías salas salpicadas de algunos comensales que no se han visto nunca. Los más de siete mil visitantes al parque Güell diarios suben perezosamente la calle Larrard flanqueada por tiendas abarrotadas de souvenirs, todas son iguales vendiendo lo mismo. La entrada principal del parque que proyectó Gaudí para el disfrute de las clases altas de Barcelona a principios del siglo XX , siempre está abarrotada de gente que nunca se volverá a encontrar,  haciéndose fotografías. Todos sonríen cuando posan. Los quioscos de prensa están desapareciendo porque la crisis está arrasando un estilo de vida que nadie puede detener. La crisis no es más que el nombre que se le ha puesto a este despedazamiento de nuestra sociedad. La imagen de un líder político con el brazo alzado y los dedos posicionados de tal manera que pretende indicar el camino a seguir, entristece todavía más la calle. 


3 comentarios:

  1. Estamos viviendo un clima de postguerra, me decía ayer un compañero del instituto.
    Y detrás de esas manos que apuntan al cielo hay un 10 o 20% del electorado que decantará la balanza. Los convergentes que han apostado por la fuerza de un mesías. Y los socialistas que, intentando barrer la imagen de flojos, muestran un rostro sin lados, con mirada penetrante casi al estilo del exorcista.
    Parece ser que esas dos imagenes colgadas "tristemente" en las calles serán decisivas. Hay un equipo de forjadores de cuentos detrás de todo eso, alquimistas de la imagen.
    Ya lo decía León Felipe,"...que la cuna del hombre la mecen con cuentos,
    que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos,
    que el llanto del hombre lo taponan con cuentos..."
    Pero al lado de tanta tristeza, tengo a mi compañero de trabajo que no tiene coche, ni móvil,dice él, para poder tener otros lujos como hacer huelga este miércoles (aunque le quiten el sueldo), por ejemplo. Hay notas de color y están en todas partes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, y procuro de tanto en tanto que el color realce lo negro.

      Eliminar
  2. Buenas,

    Nos gustaria invitarte a unirte a nuestro proyecto de literatura. Se llama Publize.com y es una red social para amantes de la literatura, en la que los escritores pueden darse a conocer o difundir su obra y los lectores encontrar cualquier tipo de lectura.

    Te animamos a probarlo. Puedes darte de alta en www.publize.com, donde también podrás encontrar información. No hay que pagar nada ni dar tu cuenta ni nada por el estilo ;)

    Saludos

    ResponderEliminar