Buscar este blog

lunes, 10 de septiembre de 2012

Pozos



Caminamos por la dehesa cordobesa. Un lugareño que cuida una gran extensión de encinares nos cuenta que hace años las mujeres se suicidaban tirándose al pozo, aunque también había algunos hombres que lo hacían. Lo frecuente, en ellos, era ahorcarse. Las situaciones límite, desesperadas, desagradables , solo tienen una senda para algunas personas, la que conduce al suicidio. Una mañana, el hermano de una cuñada suya no contestaba a las llamadas, después de abrir la casa vieron al perro ladrando y dando vueltas . Pensaron lo peor. Se acercaron al pozo y vieron los zapatos sobre la silla. El lugareño nos dijo que era también frecuente que quien se suicidaba se quitara los zapatos.