martes, 26 de marzo de 2013

Del diario





Para los peatones que se apresuran
en el horizonte
cualquier señal es buena
para no dejar irresuelto
pensamiento o conjetura,
un baile de pequeñas hojas
desprendidas de los árboles
vuela conjuntamente
hasta dejarse  abandonadas
en el crepitar del fuego
en la hondura de la huella
sobre la arena que la ola
deja cada instante,
se repite el azar
y la alegría.



1 comentario: