jueves, 9 de mayo de 2013

Paseos barceloneses









El operario del servicio de mantenimiento hace funcionar el aire acondicionado. Se escucha un murmullo de usuarios tras el mostrador. La Jefa sale de su despacho y los mira para cerciorarse de que todo está en orden. Vuelve a entrar en su despacho. No sabe qué hacer.  La gente está demasiado triste, pero de eso no se ha dado cuenta la Jefa de Contabilidad.  Su trabajo consiste en controlar los horarios de los trabajadores y supervisar la contabilidad que genera la empresa,  ya que el trabajo propiamente de contable lo realizan otras dos funcionarias. Ella está solo para supervisar. Todos están muy tristes. En la cafetería del edificio los dos camareros peruanos están serios; uno limpia la vitrina de los postres y el otro mira a los clientes que todavía están terminando los postres. El gesto del primero ante la demanda de uno de los comensales de otro café ha denotado siglos de sumisión de un pueblo que se ha quedado sin respuestas ante los abusos de quienes usurparon sus tierras y cultura. Los más de cinco siglos de sumisión le corren por las venas y acaso él no lo sepa. O sí. Sería maravilloso que de repente lo supiera. Si así fuese no le serviría el café al grosero cliente. Se lo tiraría sobre la ropa limpia y planchada. El dueño de la cafetería es un hombre de mediana edad, feo y pequeño de estatura. Sus ojos están más tristes que los de la Funcionaria que se revuelve en la cama sin dar tregua a la sucesión de temores a los que llamamos pensamientos. El hombre feo cobra a los clientes, esa es su función. Los camareros peruanos sirven a los clientes. El orden no se altera;  todos están tristes. Alguien entra de repente y advierte esa tristeza. ¿No os dais cuenta de que ya nadie se ríe? Un joven de aspecto andino que estaba terminando el postre sonríe y dice que sí, que es cierto.

2 comentarios:

  1. Una profesora de Universidad, nos dijo una vez(a los que andábamos ahí sentados en las sillas)quien no haya visto la película "mon oncle" de Jacques Tati se está perdiendo algo muy importante. Para mi fortuna sabía de la existencia del gran Tati pero no de esa película, pues bien, para quien le guste lo importante!
    Anna
    Pd. ay también "la france, la france"

    http://www.youtube.com/watch?v=1Qqm9XgG8T

    pd de la pd. ¡y las sillas!

    ResponderEliminar
  2. (Esta vez no es Tati)
    ¿pero quién puede estar alegre en nuestro país?...
    http://elpais.com/elpais/2013/05/10/gente/1368196850_642347.html
    Gracias Concha por lo que llevas dando a todas (entiéndase de igual manera todos)tanto tiempo,
    anna

    ResponderEliminar