miércoles, 26 de junio de 2013

Poesía (Walter Rela)

Una de las veces que Antonio Machado se refiere a la poesía, la define como “respuesta animada al contacto del mundo”. La relación con la realidad es, por consiguiente, estrecha, íntima: se trata de un diálogo. Vemos en cambio, muy a menudo, que la poesía se ha vuelto monólogo, perpetuo girar del pensamiento sobre sí mismo, oscuridad expresiva, acumulación de imágenes.
Se considera muchas veces a la belleza como una esencia aislada de lo real, del vivir cotidiano, -y aún en oposición con él-, de modo que las ocupaciones corrientes, la vida en compañía, serían trabas para el creador. Comparto, al contrario, la opinión de que la experiencia diaria, viva, es una de las fuentes más auténticas de la poesía.  Su expresión adecuada es un lenguaje directo, sobrio, abierto, que no requiere cambio de tono con el de la conversación, pero que sea como una conversación con mayor calidez, mayor intensidad.
La misión de este lenguaje es descubrir y no cubrir; descubrir los valores, los sentidos presentes en la existencia y no introducirnos en un mundo poético  exclusivo y cerrado.



Walter Rela, Poesía Uruguguaya del Siglo 20. Alfar, 1994



Foto: aquí vivi un mes de octubre en Austin

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada