lunes, 29 de julio de 2013

Entrevista (entre-vista).




1-¿Qué es para usted la poesía?
La poesía es una percepción de la realidad que la ensancha y hace que el ser humano tome conciencia de sus capacidades de crear y recibir no solo belleza, sino también la limitación que padecemos. No se puede explicar el dolor o el amor si no lo sientes, pero la poesía puede aproximarnos a un decir –en el caso del poema- que cumple algunas expectativas relacionadas con el sentimiento profundo de la experiencia de nuestras vidas. Adonde llegan los poetas no pudieron llegar los filósofos, decía Freud.

2-¿Cree que los poetas escriben para minorías?
Cuando no había escritura la poesía cumplía una función social, el poema se decía en voz alta y se transmitía mediante recursos retóricos y mnemotécnicos para transmitir la cultura y la historia de un pueblo. El poeta, hasta el siglo XVIII, escribía según unos moldes que provenían de la cultura oral y refinaron sus estrategias tanto formales, pero no fue hasta el romanticismo cuando el poeta escribe en nombre de todos los hombres y mujeres. Pertenecemos todavía a la rama romántica y prestamos nuestro yo para que dibuje un itinerario de sentimientos que son compartidos con quienes leen poesía. Quien escribe poesía ahora lo hace primero para sí mismo, y después resulta que lo que era para él también es para otros. Se trata de un problema económico y social y por eso llega solo a minorías actualmente, a pesar de las redes.

3-¿Estaríamos ante un nuevo Siglo de Oro de la poesía?
No lo creo, ni siquiera en el Siglo de Oro leían a los poetas, recordemos que quienes escribían entonces estaban financiados por la aristocracia y de alguna manera los poemas se quedaban en la corte puesto que la mayoría del pueblo era analfabeto. El analfabetismo de ahora es distinto.

4-La poesía actual,  ¿debe ser hermética para ser válida?
En absoluto, mientras más clara, mejor. Eso no quiere decir que no deba ser compleja. Un poema no debe agotarse nunca en una sola lectura, en cambio, una canción se agota. Hay muchos versificadores pero no son poetas.

5-¿Cree que existe una poesía que podríamos llamar patagónica? En tal caso ¿cuáles serían sus características temáticas y discursivas? ¿se consideraría integrado en su campo?

No hay una poesía patagónica, ni catalana, ni andaluza, ni china;  sí hay una poesía que se produce en un lugar del mundo determinado y por esa razón adquiere unas características que la hacen reconocible visibilizando el lugar donde fue escrita. Pero no nos olvidemos que la poesía aspira a la universalidad por ello es preciso que la voz del poeta re-presente su tiempo y su espacio para configurarlo. No sería posible hablar de Pessoa sin unirlo a Portugal, ni a Machado o García Lorca en España, o a Leopardi en Italia, a Borges en Argentina o a Marosa di Giorgio en Uruguay. Los ejemplos son muchos. La paradoja de la poesía es que desde lo local se universaliza.
Por eso las características temáticas y discursivas son diferentes en la Patagonia. Por ejemplo, la presencia del paisaje, a causa de las enormes distancias de la Patagonia, está casi siempre presente en la obra de casi todos los poetas: Cristian Aliaga, Graciela Cros, Juan Carlos Moisés, Hay otros, como Raúl Orlando Artola, Macky Corbalán,  o Niní Bernardello más intimistas, pero no deja de estar presente algo de la historia y del paisaje donde fueron escritos. Me interesa mucho la poesía que se produce en la Patagonia porque está más viva, no sé cómo razonarlo, siento que está al margen de otras producciones más esteticistas o experimentales, ese estar en el margen la hace mucho más interesante por su poder de transformación, como si de un organismo vivo se tratara. Me encantaría estar integrada en su campo, eso deben decirlo ustedes.

6-¿Reconoce etapas en esa poesía? Desarrolle en la medida de sus posibilidades.
Fue Irma Cuña quien se nombró poeta Patagónica y a partir de nombrarse ella llegaron los demás. La historia de la Patagonia es muy joven. Me decía Graciela Cros que todavía no hay escrito un campo crítico de la misma, es un trabajo por hacer donde me gustaría colaborar y así espero hacerlo en el futuro. Hay una serie de poetas ya consagrados con obras muy interesantes bajo mi punto de vista, los he nombrado pero añado a Gerardo Burton, Jorge Spíndola, Ariel Williams, Anahí Lazzaroni, o Liliana Campazzo, pero hay más. También están los más jóvenes a quienes no conozco tanto lamentablemente.

7-¿Qué significan los premios literarios?
Son importantes en la medida que ayudan a un poeta a que su libro se edite y tenga visibilidad, eso es lo más importante. Lo malo es que muchos premios están ya otorgados antes de que se convoquen y la existencia de intereses y amiguismos nos hace pensar en cierta corrupción. En España ha habido infinidad de premios literarios manipulados,  como todos saben. A medida que el premio es más “importante” más visibilidad para el poeta. Estoy a favor de los premios, eso no quiere decir que un libro no premiado sea malo, se trata de otra cosa.

8-¿Qué poetas considero que perdurarán? Profecía o visión para el S. XXI
No tengo ni idea ya que los poetas que adquieren cierto éxito en su tiempo en muchas ocasiones acaban desapareciendo. ¿Quién se acuerda de Campoamor, por ejemplo? El éxito o la visibilidad no son equivalentes. Creo que un buen poeta nunca caerá en el olvido porque son otras generaciones quienes suelen levantarlo y el vuelo que alcanza una alzado por otros es bastante difícil que se frene. Pero siempre quedan pocos. No son los premios ni las condecoraciones, ni los viajes, ni las ediciones de obras completas quienes hacen que un poeta se consagre. Para este siglo veo mucha información, mucho cruce, además estamos asistiendo a la muerte del libro como objeto, a lo que se añade  una mayor indiferencia por la poesía escrita porque no es rentable. Resurgen los perfomances, las experiencias con el cuerpo y la imagen fuera del texto.
 Hay una zona en la vida de cualquiera que va de la adolescencia a la treintena que emerge al poeta que llevamos dentro, después, con los años, se va diluyendo. Pero muchos poetas alcanzaron su máxima brillantez en la madurez. Volviendo al siglo XXI, creo que la lectura en la red acelera el proceso y acaban siendo clónicos los unos de los otros, la poesía necesita silencio, lecturas, y reflexión, y sobre todo, poca prisa.

9-Sobre la evolución de la poesía.
Creo que te he ido contestando a esta pregunta. Las situaciones históricas en la década de los setenta era muy distinta a la de ahora y eso hace que la poesía que se queda en casa, por decirlo metafóricamente, muera antes. Los setenta en Argentina fue una época  muy oscura, canallesca, terrible. Ahora se goza de mayor libertad y por ello la poesía es distinta. En España acababa de morir el dictador y fueron los ochenta muy gloriosos, ahora es más individual, no tan grupal. Se necesita que ocurra algo que la historia trastoque para que emerjan voces interesantes, lamentablemente. Pensemos en la Rusia de los años treinta y el estalinismo, en la diáspora judía, en el exilio de los mejores poetas españoles durante la guerra civil…

10-Se podría hablar de un nuevo lenguaje poético en nuestra época? ¿Mujeres y hombres lo comparten?
Como he dicho antes, la historia y la poesía están íntimamente imbricadas. Es el momento de que las voces de muchas mujeres, que han acercado la subjetividad más que los hombres, sea canónica también. Las marcas de género son todo un tema.

11-El máximo poeta de nuestro tiempo.
Hay varios: Milosz, Symborska, Juan L. Ortiz, Pessoa, Pavese, Machado, Orozco, Pizarnik, muchos y pocos. Te he nombrado a los que estoy releyendo, pero hay más.

12-¿Está dando la poesía respuesta al mundo en que vivimos?
Por supuesto, hay que hurgar y buscar, pero las está dando. Me interesa la poesía que interroga más que la que afirma.

13-Sobre la publicación de los poetas y los formatos.
En páginas web, en revistas digitales, en libros, cada vez menos en revistas de papel que están desapareciendo, al menos en España, y no digamos en la prensa diaria, ahí han desaparecido del todo. Pero el poeta se adapta a su tiempo.

14-¿Cómo ha influido su quehacer crítico por el hecho de poderse dar a conocer a través de Internet?
Todavía no lo sé. Creo que es positivo y veloz. Nadie te ofrece publicar porque estés en internet. Tampoco te inspiras más. No me imagino una aplicación en el Smartphone para inspirarte a escribir poemas, aunque son capaces de todo.

15-La misión del poeta.
Te la he contestado en la primera pregunta.

16-Sobre poesía femenina distinta a la masculina. Características distintivas en temas, formas y lenguaje?
Se puede decir que hay varias poesías femeninas distintas de las masculinas. Poesía escrita por mujeres con un alto contenido narcisista y proyectan en el cuerpo su dolor del mundo, es una poesía que se puso de moda mediante la lectura de algunas norteamericanas de los sesenta y de Alejandra Pizarnik, algunas lograron ser absolutas maestras y cambiaron el curso de la poesía, como Sharon Olds, Sylvia Plaht, Anne Sexton y otras poetas de tono confesional. En América Latina creo que hay muchas poetas, sobretodo en Centroamérica, cuyo contenido es bastante erótico y reivindicativo con el propio cuerpo. No olvidemos que el cuerpo de la hasta hace poco solo era cantado, por decirlo de alguna manera, por poetas varones. La evolución ha sido muy interesante y todavía no ha cesado. Hace dos años di un curso en la Universidad de la República en Montevideo sobre la poesía escrita por mujeres en los del franquismo (1939-1975) y concluí que en  las autoras  el lenguaje, muy velado, no dejaba en libertad sus subjetividades. La figura del padre o de dios estaban presentes en casi todas (Champourcín, Beneyto, Carmen Conde, etcétera) para que las protegiera del mundo. La represión dio lugar a una explosión de poesía escrita por mujeres que en los ochenta y noventa se puso muy de moda en España. La mayoría de las poetas de mi generación comenzamos a tomar conciencia de ello y hemos logrado entrar en los libros de texto, algo inaudito hace unos años.
Para no irme del tema te diré que la mujer en general no es tan obediente a las formas, tanto en la Patagonia como en España por poner un ejemplo. Se ha fracturado el lenguaje, subvertido el orden del discurso, se ha hablado de temas como el desamor, la violencia machista, los hijos, el instinto maternal, el amor hacia otra mujer, o temas mucho más metafísicos desde una nueva subjetividad, en general las mujeres entran en el canon muchas veces a regañadientes de algunos críticos o profesores. Poetas como Ida Vitale, Diana Bellessi, Graciela Cros, Cristina Peri Rossi, Maria del Carmen Colombo, Niní Bernardello, Blanca Varela, Marosa di Giorgio, Selva Casal, Olga Orozco… y solo te nombro a las argentinas y uruguayas, países por los que siento una gran afinidad
Respecto a la presencia de la mujer relativamente tardía en el campo de la literatura estoy de acuerdo. Gracias a la incorporación de mujeres a la universidad como profesoras e investigadoras se ha podido dar mayor visibilidad. No hay que olvidar tampoco la introducción en el campo del saber de los estudios de género, de la visibilidad de los poetas autóctonos de otras culturas, de la importancia de los congresos sobre poesía para que se puedan intercambiar experiencias acerca de lo que rodea al mundo poético. Todavía late bastante machismo, eso es cierto. Hay poetas varones que continúan mirando a las mujeres sencillamente como género sexual, no como poetas reconocidas, todo eso acabará llegando porque ya es imparable. El siglo XXI se caracterizará por la incursión de las voces de mujeres en el canon poético de occidente con toda seguridad.
Hasta hace unos años,  la mayoría de las antologías eran ocupadas por hombres, por poetas de distintas singladuras, o nacionalidades, etcétera, pero casi siempre hombres. Hay una estrategia que invisibiliza a las mujeres y es la siguiente. Si se editan diez antologías para que no se diga que no se incluyen a mujeres se ponen por ejemplo dos, esas dos nunca repetirán en las otras nueve antologías, y así sucesivamente. Por lo tanto habrá entre diez y quince poetas que acabarán siendo borradas. Pero no importa, la poesía, la de verdad, no pasa por las antologías necesariamente, y eso sí, la antología visibiliza a la creadora.
Como sabes soy autora de una antología de la Patagonia publicada en España en 1996, logré un equilibrio entre hombres y mujeres. Tengo otra terminada y ampliada donde incluyo a más poetas teniendo en cuenta la cuestión de calidad y de género. Esperemos que haya suerte.


Entrevista que me hizo la Profesora Susana Medrano, del Departamento de Letras de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco

Junio 2011


Foto: Hacia Río Grande en el Omnibus  (Tierra del Fuego, Patagonia argentina)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada