jueves, 19 de diciembre de 2013

Pobreza (fragmento de una carta a Víktor Gómez)








Querido Víctor,
En mi correo anterior, comentando tu poemario, te decía que el libro se quedaba corto y que una se también se quedaba con ganas de más. Aquí llega de nuevo el libro. En Pobreza es más que amplía la mirada en esa poesía que es muy tuya. Me llama la atención el ritmo,  o la música. Entrecortando la respiración, secamente, tajos inmisericordes, nada de dulces melodías. Justo ese ritmo me parece a mí que es el adecuado para ese decir donde lo que se plantea es la imposibilidad del lenguaje para dar cuenta de la miseria, de lo miserable. Es más corriente cantar al amor, al falso amor. Tenemos centenares de alegorías y miles de imágenes que hacen posible la transmisión de esa idea, pero la dificultad que entraña re-presentar el mal en poesía contemporánea se hace tarea casi imposible, ahí está Celan, por ejemplo.
Me gusta mucho la imagen primera. El poema de lo despoblado habitado donde las flores del solar indica que allí hay, hubo vida (me ha recordado la Zona de la película Stalker), la fragmentación, las teselas de la celda que ocupa todo el paisaje devastado;  es decir, los poemas como fragmentos de escritura ayudan a la coherencia al no poder encontrar un lenguaje para decirlo, así el poema no puede nunca terminar del todo, es un continuum ¿o un puzle?  No hay alegorías posibles para la pobreza, como no hay palabras para expresar la intensidad del dolor, solo ese mostrar un mundo dentro de otro, entre cartoneros, hospitales, barrios lejos del centro (cuántas veces he visto toda esa miseria en ciudades de Argentina,  Perú o Marruecos ¡Y yo pensaba entonces que nosotros estábamos a salvo…!). Decía Derrida que el texto pierde el cuerpo para ir al sentido. En tu poesía esa reflexión se ajusta mucho y como en tu anterior poemario, la voz que va nombrando no descubre su identidad, está libre de esa carga.


7 abril 2012

2 comentarios:

  1. A veces, si no fuera por la impermeabilidad del aburrimiento, el corazón dejaría de latir. "René Char"

    ResponderEliminar
  2. ¿cómo se me pasó esta carta? he de responder.

    lo haré despacio, en los próximos días...

    Concha, no dejo de aprender contigo.

    Un beset

    ResponderEliminar