sábado, 8 de febrero de 2014

Paseos barceloneses




Sábado. Si bajo el ritmo, bajo el estrés y me tranquilizo. Para ello es necesario dormir mucho y bien, no tener resaca por un mal vino, y que lo último que hayas vivido la noche anterior no perturbe demasiado. Ayer no me perturbó ver en un escaparate del Paseo de Gracia que una gabardina costara 2.500 euros, y una camisa 2.800 euros, solo me impresionó. Que una amenaza nos cubre, es un hecho, pertenece al orden del cosmos y de lo colectivo. Para aliviarnos,  podemos  desobedecer los estímulos que nos proporcionan para consumir sin sentido;  gozar de buenas amistades y de nuestra inteligencia intuitiva, así como aprender a compartir el saber. Conozco a muchas personas que se lo guardan, como si la tea que no pasa de mano en mano pudiera guardar el fuego. También conozco quienes parece que al ocultarla, la tienen, pero no la tienen. El taxista me decía que gana 2.500 euros brutos, al final se queda con unos 800 porque debe descontar en carburantes, impuestos, etcétera. Algo va a pasar, me decía. Pasábamos por Gran de Gracia, muchos jóvenes alegres, compartiendo el espacio de la calle a las doce de la madrugada, en el momento que el viernes se convertía en sábado. Yo pensaba que si todos aquellos jóvenes pusieran toda su energía, durante un tiempo, en no disolverla,  probablemente los precios de las camisas del paseo de gracia no solo bajarían de precio, sino que no serían expuestas. Cuestión de multitudes. Como un gran enjambre de seres, re-territorializando las calles de Barcelona sin necesidad de portar bandera alguna. Agenciándose de las aceras, ocupando el espacio rítmico con ritornelos que cambiarían de código en cada calle, al final un ritmo nuevo, una danza diferente. El monstruo retrocedería. ¿Recuerdan el flautista de Hamelin?

3 comentarios:

  1. la habitación de Virginia Woolf, la casa de Maria-Mercè Marçal y la calle de Hélène Cixous
    http://www.cccb.org/ca/curs_o_conferencia-ciutat_oberta_iii_conferncia_de_marta_segarra-45287

    Saludos,
    Anna

    ResponderEliminar
  2. En apenas cuatro días y la ciudad.
    Barceloneando
    http://elcafedeocata.blogspot.com.es/2014/02/barceloneando.html#comment-form

    Con la mala experiencia que tuve el sábado, después de muchos días sin salir, y acabar sucumbiendo, entregándome a cenar en lo que rodea las Ramblas ¡tremendo!. Y dejamos 20 céntimos de propina.

    Saludos,
    Anna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, oportunas tus indicaciones.
      Gracias

      Eliminar