viernes, 13 de junio de 2014

del diario







Ah, qué domingo. Leo,  cocino,  observo mi casa  por dentro,  pienso en ese porvenir oficinesco y me sostengo en la esperanza de volver a irme de nuevo, pero  el merodeo no es ya repetitivo.  Abro una maleta de hace tiempo y veo una factura del  Hotel Amucan  en la ciudad  de Neuquén.Me llama la atención el  elevado gasto  del teléfono.¿A quién llamé?

2 comentarios:

  1. ¿y a dónde van ahora mismo estos cuerpos que no puedo nunca dejar de alumbrar? acaso nunca vuelven a ser algo...(canción de Silvio Rodríguez)

    ResponderEliminar

Poema (Ante las adelfas)

Ante las adelfas No sé si el juicio de nuestros contemporáneos es lo que importa. Quizás sea mejor situarse ante las ad...