lunes, 20 de octubre de 2014

del diario






El agujero negro, que bien puede ser el inconsciente. Acostumbrarse a los cambios que se producen cada momento y no relativizar aquello que parece no tener importancia. Por ejemplo, quedarte absorta mirando el patio de vecinos. El colorido de la ropa que ha tendido la mujer que vive enfrente. Las bragas extendidas, ocupando buena parte del cordel. Son demasiado grandes. Cerrar la ventana de golpe

No hay comentarios:

Publicar un comentario