martes, 16 de diciembre de 2014

Montevideo 2




Montevideo II

Ahora mismo estoy en Montevideo amando un hotel.
Es espacioso el dormitorio, hay una ventana que da al sudeste.
Soy la transfiguración de lo real. Amo la televisión
porque hablan con otro acento, dicen vos en vez de tu.
Me da igual lo que digas. Los oigo palpitar.
En la nevera no queda casi nada. Si no hago algo
no sé. No lo sabré. Mientras escribo, no llueve.
No estaré mucho tiempo fuera

ni me quedaré lo suficiente cuando vuelva.

(2005)

viernes, 12 de diciembre de 2014

del diario



Cuando llega el dulce otoño me gusta regalar hojas de papel con frases que durante el año me han impresionado. Me refiero no solo a la impresión que produce en la memoria que una reflexión anotada por otro te conmueva, sino que la capacidad de conmoverme con los años es mucho más honda, cómo decirlo, más poderosa y es capaz de captar muchos más detalles que cuando era más joven. Pienso que posiblemente mi yo infantil se ha colocado en un lugar menos predominante y ahora las cosas no me afectan tanto. Al menos eso creo. He regalado reflexiones breves de Pascal, Séneca, Dante y Freud. Elegí cada una de las frases para cada una de las personas a quienes se las he dejado en un sobre, al lado de una figura del ángel de la guarda. Si lo pienso con frialdad es algo totalmente absurdo, carente de sentido: una frase y el ángel de la guarda. Por alguna razón,  yo deseo que a esas personas las frases les conmueva algo de su ser y además, menuda pretensión, las quiero proteger de la intemperie emocional, como si yo tuviese poder para ello. Me pregunto demasiado las cosas y no es conveniente abordar un mismo asunto desde varias perspectivas. 




miércoles, 3 de diciembre de 2014

Órfila Bardesio

En Punta Ballena, Uruguay


Vapores
Se evapora el volar
De las manos
Que encantan la Geometría.
Se evaporan los ojos
De la rama casi dueña
Que los lleva.
Se evaporan cabellos
De los que dicen:
“tus cabellos”
Se evapora la costumbre
De usar cuerpo
Como una túnica.
Se evapora la ventana
Abierta en breves días.
Pero la Gracia dura,
La Música permanece en su aire,
Callados los instrumentos.