jueves, 11 de junio de 2015

Estoy en Piriápolis






Estoy en Piriápolis
vacía de sentimientos,
dejé mi relación
de ocho meses
muy atrás, luego vino
otra, fueron todas tan
absurdas. Amar no se pudo.
Creímos que la
característica fundamental
de la soledad
radicaba en el hecho
de que
ante la posibilidad
de tomar una dirección
y sentir un instante de
este mundo
no se dividiese tanto
el techo que nos cubre.
El techo que una vez
se descorrió y vimos
todo lo que existe


(El día anterior al momento de quererle)

1 comentario:

  1. Cada vez tengo más claro que si existe una reencarnación no quiero volver a ser, ser humano. Un animal herbívoro estaría bastante bien o una gata.
    Saludos,
    Anna

    ResponderEliminar