viernes, 10 de julio de 2015

del diario (Tánger)







Todas las cosas están ocultas en sus opuestos –la ganancia en la pérdida, el don en la negativa, el honor en la humillación, la riqueza en la pobreza, la fuerza en la debilidad, la abundancia en la escasez, la elevación en el rebajamiento, la vida en la muerte, la victoria en la derrota, el poder en la impotencia y así sucesivamente-. Por lo tanto, si un hombre desea encontrar, que se conforme con perder; si desea un don, que se contente con una negativa; si desea el honor, debe aceptar la humillación;  y el que desea la riqueza debe satisfacerse con la pobreza; que el que desea ser fuerte se contente con la debilidad; que el que desea la abundancia se resigne con la escasez; el que desea elevarse debe dejar que lo rebajen; el que desea la vida debe aceptar la muerte; el que desea conquistar debe contentarse con la impotencia…
Una ciudad humana, es decir, una ciudad capaz de responder a todas las necesidades fundamentales del hombre: físicas, afectivas y espirituales. La ciudad islámica clásica contienes valiosas enseñanzas. (Titus Burgkhardt)

No hay comentarios:

Publicar un comentario