viernes, 20 de noviembre de 2015

El día anterior al momento de quererle




Dulce amor
ardemos contemplando
cómo se empañan los cristales
oscureciendo los edificios
mientras nuestras manos
toman otro sentido y la casa
se desgaja de la naturaleza
del mal, hay quienes
mueren a esta hora. Seres dulces

como ángeles que nos arraigaron.

2 comentarios:

del diario (Buenos Aires)

Espero el bus 106 hasta la plaza San Martín, es domingo, hay poca gente en las calles. En la parada una mujer baldea la acera obsesivamen...