martes, 12 de enero de 2016

de Árboles que ya florecerán




Las noches frías son aquí. Solo aquí.
Lo recuerdo porque allí
qué decir de aquello. De allí.
Mi amor. Tu voz no reina así
me asusto de las patrias.
 Tengo miedo. Tengo frío.
Tu voz y todas las cosas
traen navidades comprimidas
de la primera edad.
Bolitas brillantes, un comedor
con catorce comensales atormentados
la mitad tiene hijos. Formamos
una familia de veinte almas,
unas tropiezan con el sofá
donde estoy echada, otras
no te conocen todavía, otras
para qué decirlo. Te invito a una copa.
Quiero otra. ¡Ah¡ ¿Ya cierran? Vamos a otra
casa. Brrr. Brrr.


No hay comentarios:

Publicar un comentario