sábado, 8 de octubre de 2016

del diario



No alcanzaba a ver si lo que sucedía era cierto. Había encontrado en el suelo un par de lápices, el lugar era muy pobre, devastado casi, las gallinas en la calle solían cruzar delante de la casa donde pasaba todas las estaciones del año. Hundí mi sentimiento en aquella luz y salimos para abrazar el aire. Todo aquello que parecía imposible sucedió estando sentada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada