viernes, 28 de agosto de 2020

Conjeturas



 

La persona ideal tras los paisajes

que ponen a las piernas en laberintos

de más personas ideales. Vive el cuerpo

lo que no sabe el alma. Si lo supiera.

Un fragmento de día. Pero el fragmento lo sabe.

Sólo lo sabe el fragmento. Lo demás no es vivir,

es acercarse a muebles donde el no está escrito

en un curioso silabeo con eco

que tiene un sonido de sí. Pero es no.

Y empuja hacia dentro. Algo de porvenir queda

pero empuja hacia dentro. Algo de mirada.

Algo de algo mal colocado.

No. Pero parece que sí.

La apariencia de un amor ideal duplica la tarde

como una manera insólita

de prestarle fuerza a un reloj.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Conjeturas